Slide background

Turismo Activo

Turismo Activo

Destino para el disfrute del Deporte y Naturaleza

La Sierra de Aracena y Picos de Aroche ofrece un amplio abanico de posibilidades para la práctica de actividades que funden la cultura, el patrimonio, el deporte y el contacto directo con la naturaleza. La riqueza del paisaje y su versatilidad como espacio de recreo hacen de este entorno un lugar idóneo para el desarrollo de determinadas actividades deportivas y de ocio que permiten el auténtico disfrute del medio natural.

El conjunto de posibilidades va mucho más allá de las populares rutas de senderismo y abarca campos como la escalada, el barranquismo, la espeleología, rutas a caballo, la observación de aves, flora, fauna y el agroturismo, con rutas gastronómicas con el jamón ibérico como eje central. Varias empresas de la Sierra prestan sus servicios para poder aprovechar al máximo todas las posibilidades de este espacio protegido a través de numerosas ofertas.

Senderismo y Nordic Walking

A lo largo de toda la Sierra hay unos 200 kilómetros de senderos de pequeño y mediano recorrido señalizados por la Junta de Andalucía, alrededor de otros 700 kilómetros homologados en su mayoría por la Federación de Montañismo, así como numerosos caminos públicos dependientes de cada municipio.

El caminante puede recorrer rutas que discurren entre milenarias dehesas de encinas, alcornoques o quejigos, así como áreas de castaños y olivares. Estos recorridos permiten también encontrar a su paso una rica oferta de monumentos que son fieles testigos del legado histórico de estos pueblos.

La extensa oferta de senderos hace que este espacio sea todo un paraíso para los amantes de la naturaleza, que pueden requerir servicios de rutas guiadas o echar mano de los distintos mapas y publicaciones que se han editado de todos estos recorridos para realizarlas por libre. Las rutas habilitadas le llevarán, entre otros puntos, desde Navahermosa a Valdelarco, de Linares de la Sierra a Alájar, de Los Marines al Alto del Chorrito, por del Camino de la Víbora de Hinojales o por la Ribera de Jabugo, sin dejar atrás, por ejemplo, el hermoso paisaje que ofrece la Sierra de Los Gabrieles, en Arroyomolinos de León. Las posibilidades dentro de estos senderos son tantas, que incluso se ofrece la posibilidad de realizar algunas rutas guiadas de noche, bajo las estrellas.

Los aficionados al montañismo pueden encontrar también en la Comarca otro tipo de sendas de mayor recorrido y dureza, como es la de Charco Malo (Cortelazor la Real), o elegir largas travesías por todo el espacio natural, con la salvedad de que, dependiendo de su duración, quizá tenga que pernoctar en alguno de los municipios que encuentre a su paso, ya que está prohibida la acampada libre dentro de los límites del Parque. Aunque la extensa red de hoteles y alojamientos rurales existente facilitarán su estancia.

Una de las modalidades más extendidas es la orientación deportiva, que pone a prueba la destreza y conocimientos de los participantes para encontrar el camino dentro de un circuito acotado. Asimismo, otro tipo de rutas más específicas ofrecidas por profesionales les permitirán realizar recorridos patrimoniales, en los que conocerán no sólo la magia del entorno de muchos de nuestros pueblos, sino también su rico legado patrimonial.

Rutas micológicas durante la época de setas o gastronómicas, con la visita a queserías o industrias cárnicas, o incluso la posibilidad de vivir en directo momentos tan impresionantes como ‘la berrea’ de los ciervos durante la época de apareamiento son algunas de las posibilidades para realizar a lo largo del año.

Otras posibilidades que ofrece la Sierra de Aracena y Picos de Aroche van unidas al senderismo pero con variantes. La longitud de sus senderos es espacio idóneo para la práctica de travesías de resistencia, que incluso cuenta con una prueba del Circuito andaluz en esta Comarca. Por su parte, el Nordic Walking se está conformando como una apuesta relevante, con nuevas posibilidades para disfrutar del senderismo, pero con la ayuda de bastones. El arraigo de esta disciplina en países del centro y norte de Europa puede ser un reclamo para el turismo extranjero.

Rutas a caballo y en bicicleta de montaña

Otra de las posibilidades en el Parque Natural son las rutas a caballo por antiguos caminos, barrancos o cañadas que atraviesan la Comarca. La gran tradición equina existente en la mayoría de pueblos ha fomentado los paseos a lomos de estos animales, que permiten conocer rincones de gran belleza y realizar trayectos más largos que a pie. Varios picaderos en la Sierra les permitirán disfrutar de recorridos que van desde la hora de duración a la jornada completa sobre sus caballos. Asimismo, también ofrecen clases de equitación y alojamiento, tanto para el visitante como para quien quiera venir con su propio caballo.

Pero, si lo prefiere, puede atravesar estos paisajes sobre una bicicleta de montaña. Uno de los muchos tramos acondicionados para este deporte es el de Minas del Teuler (Santa Olalla del Cala), de unos trece kilómetros de longitud. También el Carril Blanco, que comunica Higuera de la Sierra y Zufre y que tiene doce kilómetros, es otro de los senderos recomendables, al igual que los siete kilómetros que distan entre Cumbres de Enmedio y Cumbres Mayores. A estos podemos unir el camino de Aracena a Fuenteheridos (Fuente del Castaño), de Linares de la Sierra a Los Marines (Alto del Chorrito) y otras muchas posibilidades, con importantes desniveles y paisajes espectaculares.

Empresas especializadas se encargan tanto del alquiler de bicicletas como de la organización de rutas por distintos puntos. Es más, la afición a las dos ruedas en el Parque es tal que incluso existen numerosas pruebas en las que juegan un importante papel los clubes locales, como la que une Escalada con el Cerro de San Cristóbal –Almonaster la Real–; la Ruta del Jamón, que une Aracena con Los Marines, Fuenteheridos, Castaño del Robledo y Galaroza; el exigente Maratón BTT de Cala o las rutas por Rosal de la Frontera, Santa Olalla del Cala, Fuenteheridos, Galaroza, Mina Concepción, El Repilado o Linares de la Sierra, entre otros.

Como eventos deportivos singulares también podemos destacar dos pruebas de cross para atletas de primer nivel. El Cross de la Subida a la Mezquita, en Almonaster la Real, y el Cross del Agua, en Galaroza, son dos de las citas más singulares, así como la Ruta del Jamón, una media maratón que cada año une Aracena y Jabugo con suculentos premios para sus ganadores. Y como colofón, el triatlón Sierra de Aracena y Picos de Aroche, con natación en el Pantano de Aracena, prueba ciclista por Corteconcepción rumbo a Los Marines donde se culmina con la carrera a pie. ¿Quién se apunta?

Espeleología, escalada, barranquismo y piragüismo

Junto al senderismo, una de las actividades turísticas más importantes de la zona es la espeleología. Este terreno acoge numerosas oquedades, por lo que existen diversas cuevas en todo el territorio, algunas aún sin explorar. Al igual que ocurre con la mayoría de los deportes de naturaleza, y para respetar los recursos naturales del entorno, es obligatorio solicitar permisos en las oficinas del Parque Natural para determinadas prácticas, y en algunos casos, a los propietarios de las fincas, ya que la mayoría del terreno protegido es propiedad privada. Aún así, es recomendable solicitar los servicios de empresas especializadas, que le facilitarán toda la visita así como el equipamiento necesario para evitar accidentes.

La Cueva del Soldado, en Navahermosa (Galaroza), es una cavidad idónea para la iniciación a la espeleología. También la Cueva del Agua, en Arroyomolinos de León o la Cueva de la Mora, en Jabugo, son aptas para esta práctica, así como otras dispersas dentro del término municipal de Alájar.

En este paquete turístico no podemos dejar de lado a la escalada. A tres kilómetros de Santa Ana la Real se encuentra el Risco de Levante, un bloque de cuatro caras de las cuales una se puede trepar y el resto escalar en ‘top rope’. La pared más sencilla de esta formación alcanza unos diez metros, mientras que la más complicada puede llegar a los veinte. También en Navahermosa (Galaroza) o en Aguafría (Almonaster la Real) existen zonas equipadas para escalar, mientras que sobre Almonaster la Real se alza el Cerro de San Cristóbal, en cuya cima hay varias vías aptas para esta actividad.

En cuanto a rocódromos artificiales, el más completo para su práctica se encuentra en Aracena, mientras que existen otros dos en Arroyomolinos de León y Cortegana. Asimismo, existe una zona de ‘bulder’, de entrenamieno a baja altura, en Aguafría y en el Risco de Levante. Siempre y cuando la altura del terreno lo permita, y para aquellos que buscan emociones más fuertes, hay empresas que ofrecen servicios de rappel, tirolina, puente mono o incluso ‘puenting’.

Los más atrevidos tienen también su espacio en el Parque. El descenso de barrancos tiene un lugar esencial para su práctica en esta Comarca, como el ‘Charco Dun – Dun’, situado entre Cortelazor y Navahermosa. Este tipo de barrancos naturales permiten disfrutar de experiencias únicas con el agua como aliada refrescante.

El piragüismo, en el Pantano de Zufre y el de Aracena; el tiro con arco en circuitos cerrados, la observación de aves en algunas de las muchas rutas propuestas por el Plan Sierra Morena, flora, fauna son otras de las posibilidades que puede encontrar si elige la Sierra de Aracena y Picos de Aroche como destino para la práctica de actividades deportivas en medio de un espacio en el que la naturaleza rebosa de plenitud

Reserva Starligth: las estrellas como reclamo turístico en la Sierra de Aracena y Picos de Aroche

Los atractivos que atesora la Sierra de Aracena y Picos de Aroche no sólo están a ras de suelo –como hemos comprobado hasta ahora–. Su firmamento se ha convertido en Reserva Starlight, un distintivo concedido por el Instituto de Astrofísica de Canarias y avalado por la Unesco, a través del que se reconoce las especiales condiciones del cielo en este espacio para la observación de estrellas.

Y no sólo eso, sino que este distintivo supone también la existencia de un servicio de guía astronómico y equipos profesionales para la organización de observaciones del firmamento. De esta forma, tanto profesionales como aficionados o desconocidos en la materia podrán sumergirse en el encanto de una noche de la Sierra para mirar al cielo y simplemente disfrutar.

Esta certificación Starlight está promoviendo un nuevo tipo de turismo, el que busca la tranquilidad de la noche en rincones alejados de contaminación lumínica para disfrutar de estrellas y planetas, en un formato que une ciencia y turismo. Y aquí, Sierra Morena se ha convertido en un auténtico paraíso para la observación de estrellas. Su particular orografía y la pureza de sus cielos hacen de la franja norte de las provincias de Huelva, Sevilla, Córdoba y Jaén un rincón idílico para esta actividad.

No en vano, el brillo del fondo del cielo está en los parámetros óptimos para este tipo de actividades –entre 21,40 y 21,70 mag/sec arc2, con máximo,5 y de 12,88–, su magnitud límite es superior a 6,5, cuenta con un seeing excelente (1”), así como presenta un 70 por ciento de noches despejadas de nubes para garantizar la velada.

¿Quieres más? Mejor infórmate de las actividades previstas y descubre el encanto del cielo que nos envuelve desde las dehesas de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche.